Cargando...

A veces nos es tan complicado recordar los verdaderos momentos,
que yo mismo decidí que siempre estén en mis ojos.
Miramos a lo extraordinario sin darnos cuenta
que los pequeños detalles son los que hacen que eso así sea.

Adentrémonos a un mundo hedonista y no solamente
con el placer como fin de la vida,
hagamos que el placer tengo fecha y momento
y viaje más tiempo que nosotros mismos.
Hagamos imágenes para llorar y abrazar y no solamente para recordar.
Al fin y al cabo somos conformistas en un mundo plano.

Y yo soy uno de ellos… pero os quiero contagiar
emocionalmente de la misma manera que lo hago yo,
mirando a través de mis ojos.